Rodos

2 de October de 2016. Escrito por Marcela.

Querido papi lindo:

Ayer llegaste a mí con tal intensidad que lloré porque te extraño. No creo que uno pare de preguntarse, que pasaría sí… La más recurrente es sin lugar a dudas cómo sería, si estuvieras vivo… Te amo papá y espero habertelo hecho sentir lo suficiente cuando estabas con nosotros.

Cambiando de tema, estamos preocupados por Adriana, por favor cuídala y dale toda la fuerza, la sabiduría y tu bendición para que todo salga bien.

Como sabes a mediados de septiembre volamos para Rodos. Hemos recargado las pilas y nos quedamos fascinados por el lugar. Sofía quedó impregnada de la “Casa del gran maestre”. Allí vivieron los Caballeros hospitalrios de San Juan y ahora son conocidos también como los Caballeros de Malta. Ella empezó a contar el cuento de que el Gran Maestre no podía dormir y se cayó de la cama… y que le gustaba mucho el helado de cholocalte. Fente a esas afirmaciones quisimos conocer sus aposentos y su casa pero lamentablmente no hay ninguna información que indique en que parte del recinto se encuentra uno. Al final cuando salimos y visitamos la tienta del museo había un libro que contaba la historia del edificio, dicho sea de paso, fenomenal. Creo que para los visitantes sería más significativo conocer un poco de la información de este interesante lugar, durante la visita, para caer en cuenta de donde esta uno.

Rodos combiana un gran pasado histórico con unas playas maravillosas. Pienso que Cartagena de Indias lo hace también, pero tal vez la diferencia se encuentra en la monumentalidad de las construcciones que uno se encuentra en Rodos, como la muralla y las cosntrucciones.

Fuimos a Lindos, de verdad que merece que ese nombre describe perfectamente al lugar es LINDO. El viaje hacia allá a la peque le resultó complicado pues no esta acostumbrada a viajar en lo que ella a identificado como bus de turismo, se marea y la pasó bastante mal en los trayectos, pero disfrutó de la bahía y de la playa perfecta de este lugar. Flotó maravillosamente y preparó helados “naturales”.

También concimos el acuario de Rodos que se encuentra casi junto a la punta más saliente al norte de la isla. Por supuesto que estuvimos también en ese punto, el mar estaba un poco tormentoso.

Finalmente en este año de la misericordia hicimos nuestro peregrinaje a la Catedral de Colonia. Maravillosa como siempre y además pudimos hacer la conección de los mosaicos de la casa del gran maeste con los de esta catedral.

Papá mío bendícinos y cuida de todos.

Con amor,

Marcela

Leave a Reply