Abracitos

30 de December de 2009. Escrito por Marcela.

Querido papito:

Como dice una de nuestras mejores amigas no sólo hay ángeles que tienen alitas o aureola, sino también aquellos que habitan entre nosotros y nos dan su tiempo y su cariño, que siempre están para nosotros. Gracias a esos ángeles, los amigos y amigas.

Está Navidad ha sido tan especial por la “escasez-abundancia”. Jamás nos olvidaremos de ella y los milagros y cariño que uno percibe cada día.

Sil me contó que rezaron la novena y que el pequeño Gabriel con apenas sus cuatro años, con su vocecita dulce al momento de compartir los compromisos dijo que él se comprometía a tomarse todas las medicinas sin llorar. Yo también quiero pedir al de arriba, que todo lo sabe, que me ayude a preservar con mi compromiso y es justo también que le de las gracias por todas las cosas buenas que tengo, en especial mi compañero de vida, mi amor.

Finalmente papá, te abrazo con mi alma. Dios sabe que te extraño horrores.

Un besito Vichito mio, mi papá loco,

Marcela

Pd. A ustedes mis ángeles terrenales, mis amigos y amigas, y a los seres que quieren y que no quieren, les deseo un feliz año nuevo, lleno de salud, amor, paz y prosperidad.

Estar aquí y allá

15 de April de 2009. Escrito por Marcela.

Hola papito querido:

Los flujos de cambios de población de una región a otra no es para nada actual.  Algunos autores como Faist, Preis, Glick Schiller y otros dicen que tal vez la característica fundamental de los actuales movimientos es que estar asociados a la “era de la red” y que ha supuesto una “cercanía” con los que se quedaron, constrarrestando de alguna manera el dolor o la nostalgía de lo dejado

Nina Glick Schiller fue de las primeras en introducir el concepto de los “transmigrantes”  y Pries los define como aquellos que mantienen relaciones continuas y densas con dos o más naciones. Visto así ¿qué significa duradero? ¿1 año, 20 años? ¿Denso? ¿Una vez al día, 3 veces por mes, todos los viernes, 2 veces al año?

Creo que en efecto que servicios como Skype que “abaratan” costos de comunicación si permite “integrarse” a la cotidianidad de los nuestros. Es más estando lejos es cuando más me he enterado de las cosas familiares y en algunos casos sirve para convertirse en “mediador” de conflictos, en “pañuelo de lágrimas”, en “confiente”.

Creo que los que vivimos – no los turistas- en la mayoría de casos estamos como Alejandro Portes menciona “Viviendo dos vidas” en diferentes campos. Generalmente además sin quererlo o -queriendo- vivimos en una constante comparación entre el aquí y el allá, para bien o para mal.

Ojalá uno pudiera encontrar ese “modo” de vivir en los dos mundos, pero no como una confrontación de ambos, como una dualidad: “bueno”-”malo”, “retraso”- “desarrollo”, “seguro”- “inseguro”, “amistad”-”frialdad”, etc., sino como complementariedad y vivirlo a plenitud. ¿Cómo lograrlo?

Te quiere mucho papito,

Marcela

Hace un año…

17 de February de 2009. Escrito por Marcela.

Hola papá querido:

Recordamos con M nuestro primer cruce del “charco” de regreso a “casa”. Fundamentalmente yo era la que más añoraba ir para Ecuador y esa posibilidad salió de la “nada”. Unos dicen que existe el destino otros que se lo hace, yo prefiero lo segundo porque creo que Dios en su infinito amor nos creó libres y con libre albedrío, pero hay circunstancias en las que pareciera que se juntan los elementos cósmicos para que algo ocurra. No pensábamos ir al Ecuador por el costo, los precios son una locura, pero ya sé, así funciona la estructura de mercado.

Al inicio del semestre de invierno 2007-2008 apareció un cartelito de invitación en la Universidad para participar en un proyecto de investigación en México titulado “Migration, Gender und Arbeit” que se ejecutaría en marzo de 2008 y algunos de los requisitos eran saber español, tener competencias para la investigación y el trabajo en equipo y participar en un taller de investigación. Nos quedó como anillo al dedo, y salió tan bien la cosa que al final parte del proyecto fue financiado por el gobierno alemán. Participaríamos en la investigación en México, pero previamente iríamos al Ecuador.

Llegó el día esperado, no avisamos a nadie de nuestra ida, tenía que ser una sorpresa. Adriana y Jixon querían bautizar en enero a su nena, mi sobrina, que yo no conocía, y yo les sugerí que debía ser a mediados de febrero porque es un bonito mes y no se qué. Afortunadamente aceptaron.

Llegar al sitio que uno añoró por largo tiempo me provocó sentimientos tan encontrados. Creo que Faret tiene mucha razón cuando dice que todo desplazamiento produce una des-localización que supone una reconfiguración de los referentes de identificación. Había vivido más de dos años y medio en Alemania y regresaba. El añorado retorno.

Fue bueno regresar por la familia, por los amigos, por uno mismo. Pero uno y ellos, somos y no somos los mismo. Cada quien ha escrito sus páginas de vida, cada quien ha encontrado nuevas cosas, cada quien de alguna manera era “ignorante” de las acciones del otro. Kundera en su libro “La ignorancia” narra muy bien las circunstancias del retorno. Claro que la mía no era para nada dramática como la del la personaje de su libro pero nosotros también retornábamos.

Ha pasado una año de ese encuentro, de todas las cosas lindas que pasamos, estuvimos casi más de dos meses fuera de Alemania, primero en Ecuador y luego en México, al final cansados de tanto viaje dijimos, queremos nuestra casa, nuestro pequeño hogar en Hildesheim.

Amo mucho al Ecuador, debo mucho al Ecuador, pero no cabe duda que también una parte importante de mi historia también la he vivido en este lindo país, al que también quiero, Alemania. Por cierto, nada es perfecto.

Te quiere,

Marcela