“El congreso de los gatos” y Lennon

9 de December de 2010. Escrito por Marcela.

Hola papito del alma:

Nuestros encuentros son más espaciados pero más serenos. Ahora precisamente mi corazón, mi mente, toda yo no logro arrancar completamente con otro de mis sueños. Siempre me sirven de inspiración las sabias palabras del Padre Vallés. Él cuenta la historia del congreso de los gatos para explicar el significado de la palabra japonesa mushotoku.

Creo que atendiendo al sabio consejo del “Viejo Gato” debo pensar en la realización de mi sueño con alegría, sin la tensión de no querer fracasar o hacerlo mal. Simplemente disfrutar de lo que me propongo vivir, de lo que me propongo hacer y con ese “relajarme”, seguramente alcance tranquilidad mi espíritu y salgan las cosas más fácil y mejor de lo que creo.

Por otro lado, creo que también debo pensar en positivo sobre mí misma y quererme más y seguir floreciendo.

Finalmente, ahora en que insistimos tanto en profundizar nuestras diferencias y así crear más barreras imaginarias que reales, sería interesante “escuchar con el corazón” la canción Imagine de Lennon y así hacerle un buen tributo, no sólo a él, sino a la humanidad completa.

Abrazos padre mío,

Marcela

¡Llegar es sólo el resultado del caminar!

1 de June de 2010. Escrito por Marcela.

Hola lindito:

Estoy apenada por la tristeza de la hermana, pero sé que siempre hay un bien mayor por venir. Visítale, que ella te oirá más a ti, que a mí.

Por otro lado, los últimos meses has sido de confusión, por decidir el siguiente paso y me ha llegado una respuesta interesante a través del Padre Vallés en su escrito titulado El viaje a Entepfuhl. Mejor copio lo que dice:

“’Las tortugas pueden decirnos más
acerca de los caminos
que las liebres.’
(Khalil Gibrán)

Porque van más despacio. Porque caminan cercanas al suelo. Porque sus ojillos curiosos oscilan al avanzar escudriñando el paisaje en detalle a ambos lados, y su memoria proverbial archiva bajo el caparazón fiel en cámara de seguridad los recuerdos ordenados de todo lo que vio. La liebre ni se enteró del camino. Aún está jadeando del esfuerzo. Solo sabe que llegó. Quizá ni siquiera sabe a dónde llegó. De poco nos va a servir preguntarle sobre los caminos de la vida. No los ha visto.

Lo importante no es llegar, es caminar. Disfrutar del camino. Saber en cada momento dónde estoy y estar allí en plenitud. En eso está el gozo, la espontaneidad, la vida. Llegar a una meta sólo sirve para tener que volver a ocuparse en decidir cuál va a ser la próxima meta. Preocupación entre dos esfuerzos. Y esfuerzo entre dos preocupaciones. Eso no es vivir.

La alegría está en el caminar diario, paso a paso, paisaje a paisaje, sendero a sendero. Cada árbol es un encuentro y cada recodo una sorpresa. Cada paso es una experiencia irrepetible en su huella única, su avance firme, su contacto de un instante con el polvo de la tierra. Es el caminar lo que cuenta. Llegar es sólo el resultado del caminar.

Pessoa lleva a su última consecuencia un dicho de Carlyle y desacredita en consecuencia el empeño de conquistar metas: ‘Cualquier carretera’, ha dicho Carlyle, ‘hasta esta carretera de Entepfuhl, te lleva hasta el fin de mundo.’ Y sigue Pessoa: ‘Pero la carretera de Entepfuhl, si se la sigue toda, hasta el final, vuelve a Entepfuhl; de modo que el Entepfuhl, donde ya estábamos, es ese mismo fin del mundo que íbamos a buscar.’

Yo no saco la consecuencia de que hay que quedarse en Entepfuhl (aunque solo ese nombre tan exótico me hace sentir ganas de ir a conocerlo); sino que hay que librarse del anhelo de llegar al fin del mundo; y hay que recorrer los caminos que nos toque recorrer con pies alegres y mirada abierta, sabiendo que cada piedra del camino es el fin del mundo, como es también el principio. Cada ciudad es Entepfuhl.
Y queda la lección final. En la fábula antigua, la tortuga le gana la carrera a la liebre. Ya es el colmo. Disfruta más el camino y llega antes. Por eso será que las tortugas tienen larga vida. ”

Fuente:http://carlosvalles.com/nespanol/angeles.htm

Sí papito, eso es lo que se me olvida, que debo disfrutar del aquí y del ahora. La felicidad de estar con el amado, la alegría de vivir en una ciudad de cuento, la maravilla de conocer a gente valiosa en mis clases, disfrutar del frío que hace ahora, dar gracias por todos los que me quieren, a los que quiero y a los que no me quieren, por las flores que me gustan, por los libros que leo, por mis dolores, por mis desalientos, en fin siempre hay algo bueno en todo.

Mi besito de buenas noches para ti, que el tuyo lo recibiré en el alma.

Marce

Aniversario

12 de April de 2010. Escrito por Marcela.

Hola papito lindito:

Cómo dicen el tiempo pasa en un abrir y cerrar de ojos y hoy cumplimos un año más de casados.  No te equivocaste papá cuando dijiste: “parece un buen muchacho”.  Papá, soy tan feliz que a veces creo que estoy soñando. Naturalmente, como todos los seres humanos, tenemos algunas peleítas, pero la reconciliación es uno de los buenos momentos para recordarme cuanto lo quiero.

Qué bueno que ya encontré al amigo, al compañero, al amante, al colega, al marido, al novio para pasar esta aventura corta-larga que se llama vida. Que El de Arriba me dé la oportunidad de seguirle amando mucho. Quiero brindar por el amor, brindar por él y por su felicidad.

Besitos,

Marcela

Por Amor, José Luis Perales

De cumples en Vikingolandia

29 de March de 2010. Escrito por Marcela.

Querido papito:

Como sabes el viernes estaba de cumpleaños y mi marido me lo celebró increíblemente, me llevó de viaje a Oslo, pasé divinamente. Fue un viaje literalmente precioso, por todo lo que sentí, ví, reí, comí, corrí, pasé tan bien y fuí inmensamente feliz. Mauricio lo tenía todo, todo planeado y le salió perfecto.

Fuimos al museo de Edvard Much, me gustaron dos pinturas especialmente la una donde el representa a dos mujeres, titulado  algo así como Paula e Inger y otra pintura del mar, que hermosas representaciones. Una de sus obras más conocidas “El Grito” no me atrajo tanto, supongo que por exceso expectativas.

Conocí la casa museo del autor “La casa de las muñecas”, Ibsen, pero me quedé con mucha curiosidad por saber más de su esposa Susannah Thoresen, tal como decía la guía, seguramente ella influyó mucho en su obra.

No me había hecho ninguna idea de las esculturas del parque de  Vigeland, realmente son dignas de visitarse. Demuestra una sensibilidad con “cosas cotidianas” como el amor materno, paterno, de pareja, de amigos. Escenas de novios, de padres e hijos, madres he hijos, niños en varias poses, pero sobre todo uno haciendo rabieta son lindos.

Es una ciudad vibrante, llena de cafecitos y escondrijos lindos para pasar con amigos. La ciudad embruja, es bastante limpia y muy cara. Pero valió la pena. Obvio que fue al museo de los barcos Vikingos, al museo del Fram muy significativo para las ideas aventureras de mi Mauri por los polos  y al del Kon Tiki.

No puede uno dejar de visitar el sitio donde se entregan los premios Nobel de la paz, el ayuntamiento de Oslo. Este año tienen una exhibición sobre Obama. El concepto de la exhibición es muy bueno y súper interativo con los visitantes. Los niños pueden divertirse muchos con su caza de sellos en su “pasaporte”, juegos y sitios para dibujar, que incluso me dieron ganas de pedir uno, je,je,je.

Como ves papá, pasé feliz, pero sobre todo porque lo disfruté con él. Gracias mi amor por el regalote. También gracias a ti papá,  a mis hermanos, a mi mamita precisosa, a mis amigos queridos, a la familia por haberse acordado de esta alma en su cumpleaños.

Un besote, mi lindito,

Marcela

Pd. Qué se me cumplan mis deseos y las cosas lindas que me desearon.

El amor, el amor, el amor…

21 de January de 2010. Escrito por Marcela.

Hola papito:

Me visitaste en mis sueños y fue lindo revivir nuevamente algunos episodios con mis hermano, je,je,je. Espero que les este yendo bien. Dios sabe que los quiero mucho a ellos y a mamita.

Como sabes el martes fue el cumpleaños de Mauricio y fue una pena que hasta ahora llegara su regalo. En todo caso está feliz con su libro.

Finalmente papito, ojalá que lo que siento dure siempre. De lo que si estoy plenamente segura es que ahora estoy muy enamorada de mi marido, que le amo muchísimo. Me siento tan libre, tan feliz y eso mismo deseo para él.

Besitos,

Marcela

Pd. ¡Feliz nuevo año de vida mi amor!

La paz

20 de December de 2009. Escrito por Marcela.

Querido papá:

Tú sabes que a partir de que te fuiste, mi fe tambaleó terriblemente y que tenía mucha rabia con El de arriba. Han pasado casi 5 años y la idea de que el tiempo cura las heridas tiene una parte de verdad y otra que no. No he dejado de extrañarte y menos cuando se acercan fechas como estás y lloro amargamente. Ayer fuí a misa y decidí no seguir culpando al de arriba por lo que pasó e hice la paz. Me siento más libre. Cuando mi compromiso era mayor, yo dije alguna vez que ser creyente era como estar enamorado y compartir con el ser que ama tiempo, mi relación con Dios se rompió como vez hace tiempo y volver a curarla también será un proceso, por lo pronto me siento más tranquila.

No sé papá donde estés pero quiero creer que estás, porque sería inaudito pensar que los grandes amores se acaban. Yo siento tu presencia en mi, en mis hermanos, en mi mamá y seguro que estarás en nuestros descendientes. Soy tu sangre y te siento profundamente en todo momento y en especial en los más trascendentales.

Papá del alma te mando un abrazo enorme donde quiera que estés y Feliz Navidad.

Tu hija que te quiere tanto,

Marcela

Pd. Mamita, naños, a toda la querida familia, a mis amigos y amigas quiero desearles unas felices fiestas y que disfuten de las cosas que sólo este tiempo hace posible y que el próximo año este cargado de muchos sueños por cumplir.

Para mi mamá, la mejor del mundo.

9 de May de 2009. Escrito por Marcela.

Hola mamita querida:

Que decidiste ir con mis hermanos desde el jueves a Baños para celebrar tu día, me alegró mucho pues necesitas descansar, pero me dio pena también porque no pudimos hablar ayer.

Aquella canción de que “todos tienen una madre y ninguna como la mía” es aplicable para todos los casos. Para mí eres la MEJOR MAMÁ DEL MUNDO. Las cosas que más te agradezco es el amor y el cariño a toda prueba, el apoyo incondicional y la sabiduría de decir las cosas con tino y a tiempo. Te quiero muchoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo.

Admiro muchas cosas de tí, en especial el empuje y la certeza de que si algo se quiere, se consigue, la seriedad de cumplir con tu palabra (cuanto vale un si tuyo, es más que un cheque certificado), el carácter fuerte que tienes, que te ha posibilitado enfrentar a cualquier persona y cualquier cosa, la forma de defender a  los tuyos (hay de aquel que osaba meterse con nosotros), la fidelidad y el amor a toda prueba hacía mi papá que es el mejor ejemplo para mi de ser esposa, la capacidad de hacer negocios, la ternura infinita cuando  hablas de tus hijos y tus nietos. Gracias MAMÁ, por ser la MEJOR MAMÁ DEL MUNDO.

TE QUIERO MUCHO MAMITA :) ,

Marcela

Pd. Quiero desear también un ¡Feliz día de la Madre! a todas las madres que ya son y a las madres en potencia  :) :).

La Pascua

8 de April de 2009. Escrito por Marcela.

Querido papá:

Luego del invierno la naturaleza resucita con una avidéz inimaginable, es increíble el cambio y también los efectos que puede producir sobre las personas.

Los cambios estacionales le brindan a uno la oportunidad de saborear o añorar el sol. Cuando tienes un sol que dura todo el año y los cambios son de más secos a más lluviosos, no se tiene mucha oportunidad de reconer y vivir esos cambios.

En Alemania al igual que en otros partes del mundo se sobrepusieron las costumbres ancestrales al cristianismo. Una tradición anterior de los habitantes que hoy se conoce como Alemania, reconocía  en los conejos la simbología de la fertilidad.  El “conejo de Pascua” es un actor principal en este tiempo en estos lares y la costumbre es que los padres esconden huevos (hermosamente coloreados, de chocolate) en su jardín o en su departamento para que los niños los busquen. Los niños pequeños creen que es el Conejo que les trajo los huevos.

En este lado del mundo, la fertilidad está asociada a la primavera y en el Ecuador por ejemplo al tiempo de las cosechas.

Ayer hice que mis estudiantes de español escribieran una tarjeta por Pascua y el contenido era más o menos así:

  • “Te deseo unas felices Pascuas, que disfrutes de las fiestas y que el conejo te encuentre.”
  • “Felices Pacuas, que disfrutes de la búsqueda de los huevos”

Lindo ¿no? Aprivecho para desear a todos unas ¡Felices Pacuas! Es decir un tiempo hermoso de renovación corporal y espiritual.

Un beso grande, papito.

Marcela

Pd. Espero que el conejo también nos encuentre :) :):)

Cumpliendo años…

1 de April de 2009. Escrito por Marcela.

Hola Papito:

Aquí como casi todos los miércoles. Sabes, se graduó una de mis mejores amigas de máster ayer. Obtuvo 1,7, una buena nota dentro del contexto alemán; me alegra por ella. Celebramos a la alemana pero bueno eso es para otro post.

La semana pasada estuve de cumples y en esos “rituales” de la vida es cuando más me haces falta. No quise escribir porque me daba pena recordar nuestros “sacramentos”. Leonardo Boff, un teólogo de la liberación, señalaba que los sacramentos son aquellas cosas que te “ligan” a alguien en el amor puro y pleno y que nos remontan a estar en comunión con los amados. Para nosotros como familia contigo, mamá y mis hermanos, un “sacramento” será siempre el carro viejito, que se convirtió en el mudo testigo de la vida familiar.

Con mi amado M, que por cierto me celebró muy bien, tenemos algunos sacramentos. Ahora ha venido uno nuevo, que cada vez que lo oiga me transportará a la alegría de sentirme amada. Gracias mi amor, gracias también a ti papito, a mi madre, a mis hermanos, a la familia, a mis amigos que me celebraron.

Un abrazo enorme,

Marcela

Pd. Nuestro nuevo sacramento entre tú y yo, mi amor:

¿Nuestra felicidad está lejos…?

25 de March de 2009. Escrito por Marcela.

Hola papito querido:

Te vi, me recogías del colegio. Como sabes cada quince días leo al padre Carlos Vallés, un jesuita simpático y sabio. Me encantó la entrada última y la historia de los “Dos marineros” que es una reflexión sobre como siempre pensamos que no hemos logrado lo que queríamos y que otros ya lo han alcanzado, “felices ellos y yo no”, pero en la realidad nadie se da cuenta que ya ha llegado de alguna manera.  En la misma entrada el padre Vallés escribe lo siguiente:

“Es mi historia favorita del Buda.
- Maestro, tenéis diez mil discípulos. ¿Cuántos de ellos han alcanzado la iluminación?
- Todos, pero ellos no lo saben.

Pareciera que en nuestro intento por alcanzar algo nos olvidamos de disfrutar lo que ya hay, lo que ya hemos logrado, de ninguna manera claro se debe entender esto como conformismo.  Finalmente, frases como “Seré feliz cuando…” nos niega la posibilidad de ser felices ahora. Por eso en este mismo instante me dan ganas de decir al de Arriba, gracias por lo que soy, por lo que tengo y por quiénes me quieren yquiero.

Quiero compartir la historia porque es hermosa

Dos marineros

El marinero en su pequeño barco de vela en medio del mar contempla el horizonte lejano que alarga su mirada hasta los confines de la tierra. Olas y espuma y espacio y azul hasta que el cielo se hace mar y el mar se hace cielo y todo es circular, infinito, cósmico. El punto definitivo del encuentro de todo. La meta de la vida. El sueño del joven marinero. ¿Cuándo llegaré allí?

En esto se fija, afina la mirada, enfoca lo ojos, y ve. Allí, en el horizonte lejano, en el punto cósmico, en la fusión de cielo y tierra hay un pequeño balandro como el suyo. Divisa su vela, sigue su movimiento en las olas, adivina a su feliz tripulante que ya ha llegado al punto de destino. ¡Qué suerte tiene!

El feliz tripulante del punto de destino está a su vez mirando hacia nuestro marinero desde lejos. Él también lo ve en su horizonte donde el cielo se abraza con el mar, en el punto del encuentro cósmico, en la meta final. Y él también piensa en la suerte que tiene el marinero de estar ya allí, de haber llegado, de haber realizado su sueño.

Todos creemos que el punto del encuentro cósmico está lejos. Otros han llegado, yo no. Otros son santos, buenos, perfectos. Yo no. Otros son felices. Yo no. Yo sigo a distancia infinita del ideal lejano. Nunca llegaré.

Gracias papá loco por todo lo que me quisiste,

Marcela